Cómo sacar el cambio adelante

Clave para el trabajo del Interim Manager es saber gestionar el cambio. Cambio es una palabra que nos entusiasma a todos pero que, a la vez, nos da respeto y hasta miedo. Algunas empresas pretenden mejorar los resultados, pero haciendo lo mismo que hasta ahora.

¿Por qué existe ese miedo al cambio y a hacer las cosas diferentes?

1. Resistencia del consejo o de los accionistas.

  • El consejo o los accionistas conocían bien las claves del negocio, pero en un entorno competitivo anterior, cuando la empresa tenía éxito. No entienden o no quieren aceptar que el entorno, la nueva situación competitiva y las palancas para el éxito de la empresa han cambiado.


2. Resistencia de los empleados.

  • Empleados de base: El cambio les provoca una gran inseguridad. Temen por su puesto. No saben si contarán con ellos en la nueva organización o si estarán capacitados para una nueva tarea. Además, se les saca de su zona de confort.
  • Directivos: Perciben el cambio como una pérdida de poder. A nadie le gusta esto.

Superar estas resistencias clásicas no siempre es fácil. Debido a ellas, un porcentaje alto de proyectos de cambio no salen adelante y fracasan.

¿Qué tienen en común los proyectos que han triunfado?

1. Cuando los accionistas/consejo están a favor del cambio.

  • Entienden y aceptan que un resultado diferente solo se puede conseguir haciendo las cosas de forma diferente.

Una advertencia: Si el consejo o los accionistas no entienden el cambio, recomendamos al manager no seguir adelante. Hay que devolver el proyecto y marcharse. Es gastar energía y dinero que no sirve para nada y solo da frustración y mal ambiente.

2. La aceptación del cambio por parte de los empleados

  • Hay que trocear el proyecto en piezas pequeñas e involucrar gradualmente a los empleados desde la fase inicial y en todas las áreas donde habrá cambios.

Así se mejora la transparencia, se quita incertidumbre y se hacen entendibles el qué, porqué y cómo. Esta forma de proceder, evita muchos miedos e incrementa la confianza y las posibilidades del éxito. Es imposible convencer al 100 %, pero si no se hace así el camino es más tortuoso.