Interim Managers y otros freelance (parte III)

Cuando uno elige el camino de ser freelance hay que hacerlo sin titubeos. Un freelance no puede posicionarse como tal y al mismo tiempo seguir buscando un empleo.

Debido a que el trabajo de freelance se está incrementando y está desplazando al trabajo fijo, la pregunta que surge es:

¿Cómo puede un profesional tener éxito en este nuevo orden?

Las empresas que solicitan los servicios de un freelance no solo buscan cubrir un puesto de trabajo, también necesitan resolver una situación. No se conforman con un director general o un director financiero por ejemplo, buscan un profesional que tenga experiencia y haya resuelto casos parecidos. Por esta razón, se suele recurrir a ejecutivos sénior.

Cuando uno se prepara para ser freelance / Interim Manager, hay que plantearse varios puntos:

1º. Tiene que gustar trabajar por proyecto. Trabajar de esta forma conlleva inestabilidad laboral y de ingresos. Por lo tanto, se necesita un colchón financiero suficiente para superar momentos de inactividad. Hay que ser honesto con el proyecto y con el cliente, y comprometerse hasta el final.

2º. Tener claro la USP (Unique Selling Proposition). ¿En qué soy bueno de verdad? Primordial para tener éxito y obtener clientes. Hay que posicionarse en el mercado con un conocimiento y una experiencia específicos. A más especialización, mayor probabilidad de proyectos.

3º. Evitar los errores más comunes. Los Interim Managers suelen ofrecer una USP demasiado amplia, intentan vender demasiados servicios y ofrecerse con varios amigos como un equipo. Pero eso es un error. Lo que realmente funciona es ser experto en algo muy concreto.

4º. Tener espíritu emprendedor. Hay que estar dispuesto a dejar atrás las seguridades y las comodidades de ser empleado y atreverse con la inseguridad, la incertidumbre y lo desconocido.

5º. Dedicarse al networking. Una vez definida la USP, hay que crear una presentación corta sobre lo que uno sabe hacer y dónde lo ha realizado para empezar la labor comercial.

Los profesionales freelance están siendo cada vez más importantes para las empresas que buscan flexibilidad en posiciones directivas, tanto en aguas calmadas como en situaciones de turbulencia. Los profesionales freelance son, cada vez más, el aceite en el motor de la economía.