Un interim manager trabaja más rápido

Cuando se contrata, se busca mejorar una situación en un espacio de tiempo muy definido

 

A lo largo de los años, la experiencia adquirida en los diferentes proyectos nos ha enseñado que un interim manager trabaja más rápido que un directivo con una posición permanente y en situaciones parecidas en sus compañías. Esta realidad ha sido cuantificada por diferentes estudios en varios países de Europa, según los cuales, un directivo fijo en una empresa rinde al 70% de su potencial teórico, mientras que el interim mánager lo hace al 120-130%.

Lo que realmente es interesante es saber el porqué se produce esta gran diferencia de rendimiento, asumiendo que ambos directivos son igual de competentes. Hay dos grandes motivos que lo justifican.

    • El primero tiene que ver con el interim manager mismo, su experiencia, su foco y su capacidad de adaptación.
    • El segundo está relacionado con la importancia y urgencia que concede la empresa al proyecto.

 

El interim manager: experiencia, foco y capacidad de adaptación

 
El interim manager ha sido elegido específicamente para el proyecto porque tiene mucha experiencia en la tarea que hay que desarrollar. Lo ha hecho ya en varias ocasiones, ha demostrado que es muy bueno en ello y, además, que le gusta mucho. Por todo ello, no existe el retraso inevitable de una hipotética curva de aprendizaje.

El interim mánager suele tener mucha más experiencia en proyectos de cambio. Ha hecho de esto su modo de vida.

 

El interim manager suele tener mucha más experiencia en proyectos de cambio. Ha hecho de esto su modo de vida. Gestionar el cambio no es sólo una cuestión técnica, también es muy importante gestionar el aspecto humano. Muchos de los cambios en las empresas se bloquean en los niveles medios de la organización, porque allí se encuentran dificultades que se trasladan a los niveles operativos. Estos niveles operativos son igual de importantes, porque sus integrantes se ven afectados directamente en su día a día por los cambios. Para garantizar la rapidez y el éxito del proyecto, es muy importante conseguir que todos los equipos, a todos los niveles, acepten los cambios y los implanten. El interim manager sabe cómo ayudar a los mandos intermedios a trasladar los cambios a los niveles inferiores de la organización. Solo así se consigue una gestión exitosa del cambio.

El interim mánager sabe cómo ayudar a los mandos intermedios a trasladar los cambios a los niveles inferiores de la organización.

 

Al tener experiencia en diferentes empresas y diferentes sectores, el interim manager aporta una visión fresca e innovadora. Puede incorporar mejores prácticas y realizar un análisis objetivo de procesos, puesto que no está condicionado por los mismos. Por otra parte, el hecho de haber trabajado en diferentes culturas empresariales permite que su aterrizaje sea más rápido y su adaptación más fácil. La aportación de nuevas ideas a la organización suele tener un efecto positivo en la motivación del equipo que trabaja con él y, por tanto, en los resultados.
 

La empresa: importancia y urgencia del proyecto

 
Existe una sensación de urgencia. Cuando se contrata un interim manager se busca mejorar una situación en un espacio de tiempo muy definido. Es habitual poner una fecha en la cual el proyecto tiene que estar terminado. Trabajar con una fecha límite presiona el desarrollo del proyecto y acelera mucho el ritmo.

Trabajar con una fecha límite presiona el desarrollo del proyecto y acelera mucho el ritmo.

 

Otro elemento muy importante es el apoyo de los órganos de gobierno. La mayoría de los proyectos de interim management son impulsados y contratados por el consejo de administración, la dirección general o el top management. Este apoyo abre el camino a una actitud diferente, más abierta en la organización, e incrementa el compromiso de todos con el cambio. Hay una señal inequívoca que el proyecto es estratégico, y que se va a ejecutar sí o sí.

Un tercer factor relevante es que, habitualmente, el proyecto responde a una situación específica que el equipo existente ha estado “sufriendo” desde hace tiempo. La llegada del interim manager se percibe muchas veces como un alivio de una situación que no sabían cómo resolver o que no se había priorizado.

Una cuarta y poderosa razón de la rapidez es el foco. En el caso de un proyecto nuevo, se ejecuta por una persona con una dedicación exclusiva. No se reparte entre varios ejecutivos que lo tienen que compaginar con sus tareas diarias, algo que vemos mucho en España y que suele dar resultados poco satisfactorios. Además, suele ralentizar el trabajo de los ejecutivos y del proyecto.
 

Conclusión

 
La consecuencia es que, como el interim manager suele trabajar un 70-80% más rápido que el directivo fijo, su coste para el proyecto es mucho menor. Consideramos que contratar a un interim manager es una inversión rentable. Esta inversión está definida, permite alcanzar unos resultados en un tiempo inferior y, por tanto, su rendimiento es superior a otras alternativas.

Consideramos que contratar a un interim mánager es una inversión rentable

 

Dirk Kremer
Q Management de Transición S.L.
 

Descargar artículo en PDF

 

Ver otros artículos

 

Consulta alguno de nuestros casos de éxito