TRES ELEMENTOS PARA UN PLAN DE CRECIMIENTO EMPRESARIAL

TRES ELEMENTOS PARA UN PLAN DE CRECIMIENTO EMPRESARIAL

¿QUÉ SE NECESITA PARA GENERAR UN CRECIMIENTO QUE PRODUZCA VALOR EN LA ACTUALIDAD?

Una de las señales más claras de una empresa próspera es un crecimiento de ingresos sólido y constante.

Esto no ha sido fácil de lograr en los últimos 15 años. El crecimiento corporativo se desaceleró drásticamente después de la crisis financiera mundial, y las empresas más grandes del mundo crecieron a la mitad de la tasa que lo hicieron antes de 2008. Además, los aumentos en las inversiones de capital superaron el aumento de los ingresos, reduciendo el margen de beneficio.

Ahora, con una economía mundial en desaceleración, una inflación en aumento y la incertidumbre geopolítica, el crecimiento que genere ganancias y valor para los accionistas puede volverse aún más difícil de alcanzar.

Para contrarrestar estas tendencias, los líderes empresariales deben seguir un plan de crecimiento general que consta de tres elementos principales:

Tres elementos

  1. Un buen propósito acompañado de una mentalidad fuerte.
  2. Contar con los elementos facilitadores necesarios dentro de la organización.
  3. Un conjunto coherente de iniciativas de crecimiento.

 

Para ayudar a sus clientes a identificar estos caminos, McKinsey llevó a cabo un estudio de las 5.000 empresas públicas más grandes del mundo durante los últimos 15 años.

Investigaciones en profundidad de McKinsey sobre los patrones de crecimiento y el desempeño han reafirmado que el aumento de los ingresos es un impulsor crítico del desempeño corporativo.

Cinco puntos porcentuales adicionales de ingresos por año se correlacionan con tres o cuatro puntos porcentuales adicionales del rendimiento total de los accionistas, el equivalente a aumentar la capitalización de mercado entre un 33 y un 45 % durante una década.

A las empresas que lograron crecer más rápido y con mayor rentabilidad que otras empresas similares durante nuestro período de estudio les fue aún mejor, generando retornos para los accionistas de seis puntos porcentuales por encima de los promedios de la industria.

Sin embargo, relativamente pocas empresas pueden presumir de tales resultados. Una empresa convencional creció únicamente un 2,8 % anual durante los diez años anteriores a la COVID-19, y solo una de cada ocho registró tasas de crecimiento superiores al 10 % anual.

 

El crecimiento también es difícil de sostener

Solo una de cada tres empresas que estuvieron en el cuartil superior de crecimiento entre 2009 y 2014 logró mantener esa tasa en el período de cinco años posterior.

Entre las empresas que crecieron predominantemente de forma orgánica, la tasa fue aún más baja, una de cada cuatro. Esto sugiere una fuerte tendencia a que el crecimiento vuelva a la media.