Interim manager

5 temores de los nuevos interim managers

La figura del interim manager es cada vez más atractiva para los ejecutivos ya experimentados, que quieren abrir una nueva etapa en su carrera profesional: bien estableciéndose como interim de manera continuada, bien para darse un respiro mientras buscan la próxima oportunidad a largo plazo. Las empresas de interim management nos encontramos habitualmente con preguntas recurrentes cuando estos profesionales acceden por primera vez a un encargo en esta modalidad de gestión. Las preocupaciones más habituales son:

  1. “No estaré allí el tiempo suficiente para tener un impacto real”

Al interim manager le contratan porque está ligeramente sobrecualificado para el puesto a largo plazo, y porque tiene capacidad de generar resultados relevantes a corto plazo gracias a su experiencia en una situación similar. Un interim manager no suele ser contratado para asumir un rol de mayor responsabilidad que la asumida en el pasado. No obstante, es posible que algunos proyectos se extiendan en el tiempo por la incorporación de nuevos objetivos sin una fecha de finalización clara, en ese caso preferimos replantear la situación para no desvirtuar el servicio de interim management.

  1. “Me descartará de oportunidades permanentes”

Efectivamente, si un interim manager se compromete con un contrato de, por ejemplo 6 meses, su reputación se verá seriamente dañada si abandona el proyecto antes de su finalización por aceptar una oferta cuyo proceso se ha estado dilatando en el tiempo. Es evidente que aceptar una oferta de empleo, independientemente del formato, implica una decisión que lleva aparejada un riesgo. Un contrato laboral indefinido puede convertirse en temporal si no se cumplen determinados hitos por parte de la empresa o del ejecutivo. Por este motivo, lo realmente importante es analizar cada oportunidad en función de su contribución al desarrollo de la carrera profesional del interim manager. Debe hacerse un análisis detallado y profundo de las oportunidades que un proyecto puede proporcionar a un ejecutivo. Por otra parte, la cotización de un proyecto debe cubrir adecuadamente los costes de oportunidad.

  1. “Un sector diferente devaluará mi CV “

Muchos ejecutivos temen perder la coherencia en su carrera si cambian de sector o pasan a la administración pública, lo cuál podría suponer una perdida de oportunidades futuras. ¡Todo lo contrario! Las empresas cada vez más valoran los beneficios que conlleva un cambio de sector porque no solo demuestra capacidad de adaptación, sino que además aporta más diversidad de pensamiento y conocimientos; sin olvidar la ampliación en sus redes de contacto profesionales. 

  1. “No quiero viajar ni vivir lejos”

En una economía globalizada, es cierto que algunos proyectos conllevan desplazamientos, si bien, suelen ser nacionales o en territorios en los que previamente se ha trabajado y vivido. Las nuevas tendencias laborales que estamos observando, que se asentarán en el futuro, hablan de flexibilidad por parte de los empleadores, pudiendo hacer jornadas mixtas, presenciales y de teletrabajo. No obstante, es evidente que cuanto más selectivo sea un ejecutivo a la hora de seleccionar sus misiones, el número de oportunidades disminuirá.

  1. “Las tareas administrativas son un engorro”

Trabajar con una empresa de interim management eficiente, como QMT, facilita tareas engorrosas como la negociación y firma de contratos, garantíza su cumplimiento y, lo más importante, cobrar de manera regular.

La presencia de estas empresas expertas aumenta el valor y la disponibilidad de los mejores interim managers, y complementan de manera proactiva el trabajo que realizan, al tiempo que reducen las tareas administrativas tanto para el empleador como para el ejecutivo interim.